Primer la llar

Desde el año 2015, Sant Joan de Déu serveis Socials – Barcelona gestiona el proyecto piloto Primer la Llar. Un proyecto, de tres años de duración, impulsado por el Ajuntament de Barcelona, y en el que participa junto a la entidad Suara-Sant Pere Claver. El proyecto se ha convertido en uno de los programas sociales más innovadores en todo el territorio Provincial, ya que por primera vez nos encontramos con un modelo que pone su foco en la ausencia de vivienda como el eje principal del problema, y empieza a trabajar a partir de ello y sobre la base de que la vivienda es un derecho inherente a cualquier persona.

Entrada a la vivienda de un participante del programa.

En el programa se trabaja siguiendo la metodología del modelo Housing First, un modelo que nació en Norteamérica, durante la década de los 90, pero introducido en Europa a partir del año 2010 por FEANTSA (Federación Europea de Asociaciones Nacionales que trabajan con las personas sin hogar)

Una vida prolongada en la calle lleva asociadas muchas enfermedades físicas y mentales que no se pueden abordar sin un entorno de seguridad y privacidad. Mediante el programa Primer la Llar se ofrece este espacio y se acompaña socioeducativamente a las personas participantes para que puedan ir recuperando sus capacidades​

Actualmente el programa ha alcanzado la cifra de las 25 viviendas individuales para personas sin hogar que presentan necesidades sociales asociadas al problema de la vivienda y que cumplen con un perfil específico: se trata de personas en situación de exclusión social cronificada y prolongada en el tiempo, que además padecen de una o varias patologías asociadas a este tipo de situaciones de exclusión. 

Cambio de paradigma en el modelo y en el enfoque

Debido a sus principales características y a su metodología, hablamos de un cambio de paradigma tanto en el modelo de atención como en el enfoque.

Vivienda no condicionada

Se ofrece al participante una vivienda no condicionada, permanente e individual. Tan sólo se requiere el compromiso de aceptar una visita semanal, contribuir con una pequeña parte al coste del alquiler, respetar la convivencia vecinal y aceptar ser evaluado.

La persona como centro de intervención

La intervención efectuada por los profesionales es no directiva. Se centra en el acompañamiento y el soporte durante el proceso de recuperación del individuo. Es decir, la persona se vuelve el centro de la intervención al dejar de percibirse la vivienda como un incentivo.

Aparición de la figura del peer worker 

El peer worker es un nuevo perfil dentro del equipo de intervención que reúne la particularidad de haber padecido una situación de exclusión social a lo largo de su vida. Debido a su experiencia previa, adopta la función de acercar las posturas de los participantes del programa y el equipo de trabajadores.

Enlaces de interés

Os invitamos a descubrir, de la mano de un videodiario realizado por el Ajuntament de Barcelona, el día a día de los participantes y profesionales que intervienen en este novedoso modelo de atención.

Primer capítulo