Centros Residenciales de Inclusión

Los Centros Residenciales de Inclusión (CRI) de Sant Joan de Déu Serveis Socials - Barcelona ofrecen un espacio donde las personas atendidas ven cubiertas sus necesidades básicas y desde donde pueden trabajar la reinserción social y laboral; y otros aspectos como la salud física y mental o la recuperación de los vínculos familiares.

Todas las personas atendidas vienen derivadas de los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona y sufren una situación de exclusión social.

UN SERVICIO RESIDENCIAL A LA MEDIDA DE QUIENES LO NECESITAN

Los Centros Residenciales de Inclusión han ido evolucionando a lo largo de los años, tratando de adaptarse a las necesidades de unos residentes cada vez más diversos. 

Preservar la intimidad de cada persona y que cada uno de los residentes se sienta respetado en sus costumbres y creencias son hechos prioritarios. Por este motivo, los centros disponen de habitaciones individuales, taquillas personales y ofrecen un conjunto de servicios adaptados a las necesidades de los residentes: actividades dentro y fuera del centro programadas según los intereses de los residentes en cada momento, menús de comedor variados para atender a todas las necesidades (vegetarianos, veganos, musulmanes, sin gluten…), horarios de entrada y salida del centro adaptados a la situación de cada persona, etc.

Además, se ofrece asesoramiento laboral y psicológico y se deriva a las personas a otras entidades con las que se trabaja en red, para que puedan resolver otras dificultades específicas.

PRINCIPIOS DE LA INTERVENCIÓN SOCIAL

Taller de Expresión Artística en Hort de la Vila

La atención ofrecida a nivel de intervención se basa en los siguientes principios:

Autonomía

Potenciar la toma de decisiones y autonomía de la persona evitando prácticas asistencialistas o paternalistas. Favorecer el empoderamiento de la persona definido por FEANTSA como “el proceso por el cual los individuos y los grupos mejoran su capacidad para estar informados, tomar decisiones y transformarlas en acciones y resultados esperados”.

Integración y normalidad

Intentar recuperar las redes de apoyo social y/o familiar, siempre que sean beneficiosas para el proceso de recuperación de la persona. Fomentar el uso de servicios públicos como acciones normalizadas de inserción.

Participación en la sociedad

Favorecer la participación en todas las dimensiones de la vida social, así como a su proceso de inclusión social. Participación entendida como “la intervención activa de los sujetos a la construcción de su propia realidad “(…)” Una dinámica de intercambio que genera una mutua transformación entre el sujeto y el hecho del que participa”.

Coordinación y cooperación

Entre las diferentes administraciones y servicios especializados responsables de la atención con la persona. CAP’s, CAS, etc.

Integralidad

La atención se debe realizar desde una perspectiva de atención integral a las necesidades. Por un lado, la atención y cobertura inmediata de las necesidades básicas, por otro, un apoyo al acompañamiento a otras necesidades no consideradas de subsistencia, la autorrealización, la dignidad, la protección, etc.

Profesionalización, interdisciplinariedad y trabajo en equipo

Debido a la multiplicidad de causas que pueden llevar a una persona a una situación de exclusión social grave, los equipos de intervención deben de estar formados con personas de diversas disciplinas para garantizar una intervención integral (trabajo social, educación social, psicólogo e integración social).

Atención individualizada

Ofrecemos un modelo de atención totalmente adaptado a las necesidades de las personas atendidas.

CRI Creu dels Molers

El CRI Creu dels Molers se encuentra ubicado en el barrio del Poble-sec desde el año 2011. Accede al mapa.

En este equipamiento hay plazas para acoger a 52 personas, 47 hombres y 5 mujeres, ubicadas en habitaciones individuales.

En 2019 se han atendido 140 personas, 92% hombres y 8% mujeres.

 

CRI Hort de la Vila

El CRI Hort de la Vila se encuentra situado en el barrio de Sarrià de Barcelona. Accede al mapa.

Se puso en funcionamiento en el año 2013 para atender a personas en situación de sin hogar con un perfil no cronificado, que en muchos casos presenta problemáticas de salud.

El equipamiento dispone de plazas individuales para 90 personas, hombres y mujeres.

En 2019 se han atendido en este recurso a 177 personas, 79 % hombres y 21 % mujeres.

 

CRI La Llavor

El centro residencial de inclusión La Llavor nació el 1 de octubre de 2020 para atender específicamente mujeres en situación de sinhogarismo, muchas de las cuales han sufrido violencia de género. Está ubicado en el barrio de Sant Genís de Barcelona, ​​en el distrito de Horta Guinardó.

Cuenta con plazas de estancia temporal para 40 mujeres, 7 de ellas en un piso dirigido a las mujeres con mayor autonomía, que se ubica dentro del mismo edificio. Todas las mujeres cuentan con una habitación individual, la mayoría de ellas con baño propio, y tienen acceso a espacios comunes, como el comedor, la sala de estar o el jardín, lo que les permite tener intimidad y al mismo tiempo crear comunidad y fomentar las redes de apoyo. Muchas de las mujeres atendidas han sufrido violencia de género y encuentran en La Llavor un espacio de seguridad que les permite estar tranquilas y empezar a trabajar en su futuro.

El centro está concertado con el Ayuntamiento de Barcelona y cuenta con la colaboración de la Fundación ARED.

_____

Para ampliar información, consulta nuestra Memoria anual del 2018 o haz click en contacto y envíanos un mensaje.

Galería de imágenes