Las personas trabajadoras del ámbito social, heroínas invisibles en la crisis del Covid-19

Queremos reconocer y felicitar el magnífico trabajo que están haciendo los trabajadores y trabajadoras del ámbito social para continuar acompañando y atendiendo a las personas en situación vulnerable durante esta crisis que estamos viviend

Desde Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona queremos reconocer y felicitar el magnífico trabajo que están haciendo los trabajadores y trabajadoras del ámbito social para continuar acompañando y atendiendo a las personas en situación vulnerable durante esta crisis que estamos viviendo.

Todas las personas que están siendo acompañadas por los trabajadores del ámbito social necesitan apoyo y sentirse tranquilos y acompañados cuando no tienen información clara de qué pasa y qué deben hacer, o cuando ven que han cerrado servicios y espacios que para ellos son esenciales. Y recordemos que entre este grupo de personas en situación vulnerable se encuentran las personas en situación de sin hogar, que están sufriendo esta crisis de una manera especialmente intensa, ya que la medida para acabar con la pandemia que ha supuesto el Covidien-19 es encerrarse en casa. Una casa que, recordemos, no tienen. Para ellos, disponer de acompañamiento social es fundamental para tener todas las herramientas preventivas y también todo el apoyo para salir adelante cuando nadie más les da.

En estas circunstancias, el apoyo de los trabajadores del ámbito social toma más relevancia que nunca. Por un lado, hacen todo lo posible para continuar con su tarea para que ninguna persona quede desatendida; y lo hacen cumpliendo las medidas de seguridad establecidas, lo que no siempre es fácil teniendo en cuenta como son los espacios disponibles o las dificultades para acceder a ciertos materiales de prevención; por otra parte, ponen toda su disponibilidad al servicio de las personas: llamadas de seguimiento, asesoramiento y sobre todo, apoyo emocional, siendo más flexibles que nunca con sus horarios y tareas; sin olvidar que todos estos trabajadores tienen familias.

Esta crisis está suponiendo un reto para los servicios sociales y también para la sanidad, dos áreas imprescindibles para las personas y para una sociedad saludable, que necesitan todo el apoyo si lo que queremos de verdad es mantener a las personas en el centro.

Por toda esta labor invisible de tantos profesionales del ámbito social queremos darles la enhorabuena por su valentía y por ser un ejemplo de dignidad en tiempos difíciles.