Vicenç José, exresidente

Los compañeros me ayudaron mucho a salir adelante.

Vicenç José - Exresidente Hort de la Vila

Me llamo Vicenç José, tengo 63 años y actualmente vivo en Calaf, a pesar de que durante un tiempo, estuve en situación de sinhogarismo a causa de problemas laborales.

¿En qué momento te encuentras?
Ahora estoy en un momento de mi vida en el cual estoy bien, he renunciado a muchas cosas. Tengo 63 años, trabajo no encontraré ni aquí ni allí, pero he tenido la suerte que me he movido por encontrar el lugar idóneo donde seguir mi vida.
Me quería quedar aquí en Barcelona, pero encontrar un piso era muy difícil, un piso de alquiler o una pequeña habitación aquí es mucho más caro de donde yo estoy. Yo renuncio vivir en Barcelona.
Hablé con un director de un banco y encontré una vivienda de los pisos Solidarios de La Caixa en Calaf y me gustó mucho, es un piso que tiene tres habitaciones y dos garajes. He renunciado a ir al cine o ir al baile, puesto que es un pueblo muy pequeño y si quieres salir necesitas un vehículo, pero yo no tengo, ni lo quiero tener. No me he querido ni renovar el carné.
Al principio en el pueblo fue difícil, los primeros meses fui ahorrando, un día compré la lavadora...
Ahora puedo hacerme la comida diariamente de forma variada, porque incluso con esto tengo queestar al caso, al principio lo pasé fatal porque me costaba poder hacer una dieta normal y corriente, comía lo más barato.
Ahora cobro 606€. Hago presupuesto para no tener deudas. Tengo luz, tengo gas y lo pago todo al día. La ropa todavía la tengo en cajas, porque no me he comprado un armario.

¿Cómo es la vida en el pueblo? ¿Has conocido gente?
La gente en el pueblo es muy cerrada, son gente muy grande y es un pueblo pequeño, a pesar de que hay colegios y un instituto.
Mi piso forma parte de un bloque que tiene 24 pisos. Nos ayudamos un poquito, hay un señor grande que sufre del corazón y si le suena la alarma, me avisan porque vaya a controlar que no le haya pasado nada. Le ha sonado dos veces, pero nunca ha pasado nada.
A mí me gusta mucho ir al cine y al teatro, pero me he hecho una cuenta de Netflix y por 8€ tengo todos los estrenos. Me he acostumbrado a lo que tengo. Cuando hay fútbol me voy a la peña, hago un café y veo el fútbol en la gran pantalla.

¿Actualmente tienes posibilidades de trabajar?
El otro día me ofrecieron desde el Consejo Comarcal un trabajo en Igualada, pero no la cogí, porque por mí ahora es un problema muy gordo tenerme que comprar un pequeño vehículo para ir hasta allí a las 6 de la mañana que no hay autobús.
Al bar del Casino trabajo cuando hay alguna fiesta, hago unas horas y me dan 20€ o 30€, o simplemente me dan la comida.
Ayudo a Cáritas y al Banco de alimentos. Por ejemplo, pinté las paredes. O voy tirando pequeños trabajos de pintar, que me dan 10€ o 20€ o lo que quieren o pueden darme.

¿Cómo llegaste a encontrarte sin vivienda?
Yo trabajaba a cuenta de una empresa, tenía un quiosco en la estación de Sitges pero me echaron, después estuve 6 meses cobrando el paro, estaba casado, pero nos separamos.
Entonces encontré un trabajo en Sitges en un restaurante. Me dijeron, te contrataré media jornada, trabajarás toda la jornada, pero en cambio tendrás comida y habitación. Después de un año, cuando propietario dejó el restaurante, su hermano lo cogió y puso a trabajar a su familia.
El último contrato fue el 1 de mayo de 2012, a partir de aquí empecé a hacer vueltas. Intentaron a través de Cáritas ponerme en uno de los pisos que ellos tienen, pero cuando vieron que no me podía pagar los 213€, me lo denegaron.
Después hice la ruta de Vilafranca a Tarragona, de Tarragona en Zona Franca (en la equipación de Sudara), y entonces con vosotros . Estuve un año en Hort de la Vila.
Entonces volví a hacer el mismo recorrido, y me tramitaron la Pirmi, y ya no cobraba 213€, cobraba 460€. Me apunté a la vivienda de la Generalitat, y vi una publicidad del alquiler Solidario de la Caixa y me apunté, a las dos semanas me llamaron. Estuve unos 4 años aproximadamente entre albergues; yo quería salir.
Con mis padres y con mi hermano no tengo relación, y a los hijos los dejé que ya podían volar solo, pero ni una llamada... Yo me voy a dormir cada día sin ningún problema al jefe, he tenido errores, pero son míos, yo lo veo así...
Nunca he dormido en la calle, siempre tenía dinero encima, me guardaba 50-60€ desde el primer día. Siempre he estado bajo cubierto.

¿Tu principal problema fue laboral?
Sí, solo sabía hacer lo que había hecho siempre: atender a la gente. Nací detrás un mostrador, ya que mi madre tenía una tienda de pollos.
Siempre he estado de cara al público, también trabajé en el supermercado Grosmercat y de camarero, así conocí a mi mujer. Monté un bar musical y ella vino de camarera.
También estudié en la Escuela de Hostelería de Barcelona, estuve gratuitamente casi un año haciendo un cursillo y ahora soy Barman.
La jubilación... lo estoy pensando para irme de aquí, me iría fuera. Yo estoy cobrando 606€, pero si no estoy jubilado, no puedo irme del país. Si me voy fuera, dejo de cobrar. Pero con la pensión sí que podría irme.

¿Qué te ayudó a salir adelante?
Los compañeros me ayudaron mucho a salir adelante. Creo que es muy importante no acostumbrarse (a vivir en un centro).

¿Cómo ves el futuro?
Ahora mismo viendo mi vecino tengo miedo de llegar a esa edad, porque estaré solo. Ahora me siento bien, pero el día que me pase algo... pienso que tendré la necesidad de tener una persona aquí, que cuide de mí cuando sea más grande. Es una idea que tengo pensada para el futuro.

¿A que dedicas tu tiempo libre?
Voy compartiendo frases y textos de libros que voy leyendo y voy apuntando. Yo me lo paso muy bien. En internet hay microcuentes, hay microrrelatos, hay de todo...
Con los primeros 213€ que cobré, me compré un ordenador y todo lo que tenía escrito a mano lo pasé a este. Voy mirando de los otros compañeros, voy recopilando fotos, y así me entretengo.
En Calaf, como es un pueblo que hace mucha subida hago ejercicio. Al principio sí que iba mucho de culo, no tenía nevera y tenía que comprar al día. Antes nunca me imaginé esta situación.

¿Creus que se puede salir de la situación de sinhogarismo?
Sí que se puede salir. Yo no sabía las prestaciones sociales que había, hablando con los compañeros las he ido conociendo y no me escondo.
A la vida me he equivocado con muchas cosas, pero tengo que salir adelante y veo a mucha gente que no sale. No tengo que esconderme, tengo que reconocer, “te has equivocado Vicenç, pero sal adelante”.
Cada cual tiene que hacer su proceso, yo intentaré de todos los medios no volver (a la situación de sinhogarismo), de ninguna de las maneras.